Pareja bailando salsa

Bailar salsa.

Spread the love

Impactos: 54

Recientemente un amante del baile nos comentaba que sería a sus 11 u 12 años cuando descubrió que desde entonces lo hacía por pasión. Que todo comenzó cuando estando colado en su primera fiesta adolescente, etapa a la que aún no pertenecía, escuchó la versión “Usted abuso” de Celia Cruz y Willie Colón:

“Estaba enamorado, sólo, de una vecina ya en sus 16 y esa canción me inspiró.  Así que sin pensarlo me fui directo a invitarla a bailar, pero antes de llegar otro joven de su edad se me adelantó. No tuve oportunidad en toda la velada y posiblemente ella ni se dio cuenta”.

Nos contó que con el tiempo la desilusión sanó, pero ese deseo de bailar salsa con quien le atraía lo conserva hasta ahora. Concluyó con esto:

“Bailar salsa es como un rito de seducción y nada mejor que hacerlo con quien te atrae. “Es una música tan buena. Es cómo el jazz, pero se baila. Tienes un añadido si además te enamoras bailando”.

Aspectos positivos de bailar salsa.

Aunque muy interesante esa opinión e historia personal, bailar salsa es una experiencia sin igual. Si se tiene deseo de hacerlo lo mejor que se puede hacer es animarse a realizarlo. Quienes cultivan ese gusto suelen atribuirle además algunos rasgos o características que edifican la personalidad. Entre estos:

  • La alegría. Bailar salsa está estrechamente relacionado con dicho sentimiento. Solo basta ver bailar salsa a una pareja. El disfrute en sus rostros, el movimiento corporal.
  • La extroversión. Otro rasgo que tiene asociado. En principio se necesita empuje para sacar a bailar salsa a alguien. Luego, sigue la propiedad que se requiere para mantenerse haciéndolo. Algo que se aprecia incluso hasta en los que no dominan muy bien el ritmo.  
  • Tenacidad. Además de lo mencionado anteriormente: propiedad para mantenerse bailando, no se puede pasar por alto la pericia que se requiere para resolver cada reto que nos impone el desarrollo de canción que se baila. Más aún si se piensa en la coordinación de las vueltas que se realizan con los brazos. Algo que nos es tan complicado como la tarea de definirlo con palabras. Simplemente se hace todo disfrutando de lo lindo.
  • Energía. Nadie te dice que la necesitas cuando te animas a bailar salsa. Comienza el deseo y la diversión al tiempo que la energía se va activando hasta lograr el mejor performance.
  • Integración social. Son muchas las vías por las que el bailar salsa conduce a ello. Desde simplemente compartir en grupo hasta activar el principio natural de ligar pareja, como en nuestra anécdota inicial. También está el  alardear de la cualidad que se tiene al moverse, para, cual rito natural de las especies, promover tus encantos personales. Todo mayoritariamente con la finalidad de entrar en contacto con quien le atraemos y/o nos atrae.

Otra anécdota.

Un joven nos comentó que su preferencia por bailar salsa comenzó al llegar a la conclusión que tenía 2 pies izquierdos. Quería aprender a bailar para no quedarse sentado viendo como sus amigos la pasaban bien. Tampoco le interesaba hacer el ridículo y la burla del grupo. Así que decidió inscribirse en  una academia al estilo salsa casino o rueda de casino. Una modalidad que se practica en grupo, lo cual tiene el añadido de la integración social.

Nos cuenta que decidió probar por unos meses y se quedó para siempre. Se mudó incluso de país y el bailar salsa amplió sus posibilidades de integrarse en esa nueva vida social.  Ante la interrogante ¿Por qué te gusta bailar salsa? Danos una respuesta de corazón.

Estas fueron textualmente sus palabras: “Me hace feliz, libero endorfinas. Me siento libre, me divierto. He conocido personas muy agradables. He fortalecido mis músculos, me siento activo cada vez que bailo. He despertado más mi creatividad”

¿Por dónde comenzar?

Una de las posibles trabas que a veces nos detiene es que solemos ver la cosa un poco complicada, pero si revisamos los aspectos positivos no habrá dudas que vamos a intentarlo.  

Así que si no sabe cómo hacerlo, hay en la actualidad opciones variadas para aprender a bailar salsa.  Desde clases privadas o gratuitas, videos en la web, academias especializadas y hasta pequeños grupos comunitarios que han desarrollado la sana y divertida modalidad de aprendizaje en grupo popularmente conocida como salsa casino, cuyo origen es cubano.

El gusto por esta modalidad se ha extendido por el mundo brindándole a jóvenes y adultos una muy grata y amena oportunidad de aprender y divertirse bailando salsa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *