En el estadio de fútbol

El fútbol en América Latina

Spread the love

Impactos: 26

En el amplio territorio que conforma Latinoamérica, con sus colores, alegrías y tristezas el fútbol tiene un espacio bien marcado. La pasión que despierta el fútbol en América Latina, se ha convertido en parte de la cultura que define a casi todo un continente.

La popularidad que el fútbol ha ganado con el pasar de los años, se refleja en la organización de clubes, selecciones nacionales y movimientos culturales. Además, es común ver campeonatos de fútbol organizados en callejones o canchas de barriadas y urbanizaciones latinoamericanas.

Por supuesto, también hay que mencionar que en cualquier partido donde se enfrentan dos equipos, se reúne una gran cantidad de hinchas. La emoción de estos fanáticos, fieles seguidores de un equipo en particular, le da vida al juego a través de cantos, bailes y sentimientos.

¿Cuándo apareció el Fútbol en América Latina?

Para casi nadie es un secreto que, América Latina comprende la mayor parte del continente americano. Se divide en 4 partes, México, enorme país que forma parte de Norteamérica; Centroamérica; Suramérica y las islas del Caribe. Pero antes de llegar a este vasto territorio, el fútbol recorrió diversos lugares y etapas.

De acuerdo con arqueólogos, a lo largo del tiempo se han encontrado dibujos prehistóricos donde se observa hombres impulsando un objeto redondo con los pies. También se suele afirmar, que los primeros partidos se jugaron en Egipto como parte de un rito de la fertilidad en el siglo III antes de Cristo.

Posteriormente, el Fútbol llegó a Inglaterra donde fue llevado por los romanos y los griegos. EL juego, se convirtió en deporte nacional inglés y en 1948 se crea el Primer Reglamento de Cambridge. Ya para finales del siglo XIX, marineros británicos, comenzaron a viajar hacia América Latina y entre tantas cosas sembraron la cultura del fútbol en ese territorio.

En Inglaterra, se dice que el fútbol creció desde las universidades y se consideraba un deporte de gente rica. Pero con respecto al origen del fútbol en Latinoamérica, la cosa es distinta. En este continente, el fútbol creció en los suburbios más pobres y la gente de escasos recursos jugaba partidos en las calles. Los primeros países donde se creó el fútbol latinoamericano fueron Argentina, Uruguay, Brasil y Chile, cuyos jugadores desarrollaron un estilo propio.

Se comenta además, que se bailaba y se hacía música en los encuentros deportivos y los jugadores mezclaban los bailes y la música con el fútbol. Dando como resultado, que se creara un estilo con muchos movimientos del cuerpo.

Poco a poco, el deporte fue conquistando otros países como Perú, Bolivia, Paraguay y México hasta expandirse por todo el territorio latinoamericano.

 Los primeros Clubes

De acuerdo con los estudios del fútbol en Latinoamérica, el país donde se fundó el primer posible club fue Argentina, el Buenos Aires Fútbol Club, creado por marineros británicos en 1867. Años más tarde, se aparecieron algunos clubes en Brasil. Ya para finales de la época colonial, inversionistas ingleses recorrieron otros países expandiendo además de sus negocios el fútbol por todo el continente. Es entonces cuando nace en 1886, el Oruro Royal Club en Bolivia y comienzan a crearse clubes en varios países de Latinoamérica.

Poco tiempo después, surgen las primeras ligas y se realizan los respectivos torneos. En 1904, los equipos británicos comienzan a viajar a América Latina para competir con los latinoamericanos. En un principio, los ingleses ganaban la mayoría de los partidos, pero la situación comenzó a cambiar con el transcurrir de los años. Además, los aficionados latinos empezaron a crear sus propios  clubes de fútbol, siendo uno de los primeros el Santiago Wanderers de Valparaíso, Chile.

A partir de ese momento, nacen los grandes clubes. El fútbol en América latina da inicio a la historia de los equipos que se conocen en la actualidad. Tal es el caso del Nacional y Peñarol de Montevideo, Uruguay, Corinthians de Sao Pablo, Brasil y Boca Juniors y River Plate, de Buenos Aires, Argentina.

Confederaciones del continente americano

A diferencia de los otros continentes, América es el único que tiene dos confederaciones de Fútbol. Según suele afirmarse, esto se debe a su amplia extensión territorial. Estas confederaciones son: la Conmebol, también conocida como Confederación Sudamericana de Fútbol y la Concacaf, Confederación Norte, Centro América y del Caribe.

La Conmebol

Fundada en 1916, reúne a 10 asociaciones que representan a los países Sudamericanos, sin incluir a Guyana, Surinam y Guyana Francesa. Los pioneros en conformar la Conmebol fueron, Argentina, Uruguay, Brasil y Chile. Esta confederación sudamericana, organiza la Copa América de selecciones nacionales desde su fundación en 1916. Además, constituye la Copa Libertadores de América para clubes desde 1960. Por lo general, se suelen invitar equipos de la Concacaf a los campeonatos de la Conmebol. El equipo ganador de la Copa América clasifica a la Copa FIFA Confederaciones.

La Concacaf

Fue fundada en 1961 y es la confederación de asociaciones de los países de América del Norte, América Central y las islas del Caribe. Además, en la Concacaf participan las naciones sudamericanas Guyana y Surinam y la colonia de Guyana Francesa. En esta confederación se organizan la Copa de Oro y la Copa de Campeones y Subcampeones.

Copas de futbol en Latinoamérica

Vale la pena mencionar que, tanto en la Copa Libertadores de la Conmebol y en la Liga de Campeones de la Concacaf los equipos que más se han destacado han sido los de la Primera División de Argentina. También han sobresalido, los de la Serie A de Brasil, la Primera División de Uruguay y la Primera División de México.

Países latinos más destacados en los Mundiales

A lo largo de la historia del Mundial de Fútbol en Latinoamérica y en otros continentes, el Gigante suramericano Brasil, lidera la tabla de campeones con 5 copas ganadas: Suecia 1958, Chile 1962, México 1970, Estados Unidos 1994 y Corea/Japón 2002.

De cuarto en la lista le sigue Uruguay con 2 copas ganadas: Uruguay 1930 y Brasil 1950.

Seguido de Argentina en el quinto lugar con 2 copas ganadas: Argentina 1978 y México 1986.

Un poco de Galeano

Para terminar con este post referente a cómo es el futbol en América Latina, dejamos un pequeño texto extraído del libro el Fútbol a sol y sombra y otros escritos del poeta y escritor uruguayo Eduardo Geleano:

El hincha

Una vez por semana, el hincha huye de su casa y asiste al estadio.

Flamean las banderas, suenan las matracas, los cohetes, los tambores, llueven las serpientes y el papel picado; la ciudad desaparece, la rutina se olvida, sólo existe el templo.

En este espacio sagrado, la única religión que no tiene ateos exhibe a sus divinidades. Aunque el hincha puede contemplar el milagro, más cómodamente, en la pantalla de la tele, prefiere emprender la peregrinación hacia este lugar donde puede ver en carne y hueso a sus ángeles, batiéndose a duelo contra los demonios de turno.

Aquí, el hincha agita el pañuelo, traga saliva, glup, traga veneno, se come la gorra, susurra plegarias y maldiciones y de pronto se rompe la garganta en una ovación y salta como pulga abrazando al desconocido que grita el gol a su lado. Mientras dura la misa pagana, el hincha es muchos. Con miles de devotos comparte la certeza de que somos los mejores, todos los árbitros están vendidos, todos los rivales son tramposos.

Rara vez el hincha dice: «hoy juega mi club». Más bien dice: «Hoy jugamos nosotros». Bien sabe este jugador número doce que es él quien sopla los vientos de fervor que empujan la pelota cuando ella se duerme, como bien saben los otros once jugadores que jugar sin hinchada es como bailar sin música.

Cuando el partido concluye, el hincha, que no se ha movido de la tribuna, celebra su victoria; qué goleada les hicimos, qué paliza les dimos, o llora su derrota; otra vez nos estafaron, juez ladrón. Y entonces el sol se va y el hincha se va. Caen las sombras sobre el estadio que se vacía. En las gradas de cemento arden, aquí y allá, algunas hogueras de fuego fugaz, mientras se van apagando las luces y las voces. El estadio se queda solo y también el hincha regresa a su soledad, yo que ha sido nosotros: el hincha se aleja, se dispersa, se pierde, y el domingo es melancólico como un miércoles de cenizas después de la muerte del carnaval.

Así se vive el futbol en América Latina.

Te invitamos a dejar tu comentario. El mismo nos ayuda a mejorar la selección de los temas a ser publicados.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *