Paramaribo, Surinam

Surinam, el paraíso tropical más pequeño de Suramérica

Spread the love

Surinam es uno de los paraísos tropicales poco conocidos de Suramérica, así como, el país más pequeño de esta parte del continente. Se ubica en la costa norte suramericana, limitando al oeste con Guyana, al este con Guyana Francesa y al sur con Brasil. Mientras que por el norte, se encuentra con el Océano Atlántico.

Por supuesto, Surinam y sus encantos, forman parte de nuestra serie países Latinoamérica y el Caribe. Además de ser un país pequeño, es uno de los menos poblados del mundo. Sin embargo, su población es una de las más diversas de la región, donde conviven sin inconvenientes diferentes grupos étnicos.

Una muestra de la tolerancia y respeto entre etnias y religiones, se encuentra en Paramaribo, capital de Surinam. En pleno centro histórico de esta ciudad, se puede observar una mezquita justo al lado de una sinagoga. Algo poco común, que siempre sorprende a los turistas debido a las diferencias religiosas. Vale la pena aclarar que, una sinagoga es el lugar donde oran los judíos, mientras que una mezquita es el templo donde asisten quienes practican el islam.

Surinam antes de los europeos

Lo que hoy se conoce como Surinam, fue habitado por diversas poblaciones indígenas, mucho antes de la llegada de los colonos europeos. Muchas de estas comunidades, provenían de la desembocadura del río Orinoco en Venezuela. Tal es el caso del pueblo arahuaco, que tuvo un gran desarrollo en la zona hasta que llegaron los indios caribes. Ambos pueblos, se mantuvieron en conflicto hasta la llegada de los conquistadores.

Sin embargo, tanto españoles, como portugueses, franceses y holandeses fracasaron en su intento de colonizar este territorio, debido a la resistencia indígena. Finalmente, fueron los ingleses quienes lograron establecer el primer asentamiento estable, que posteriormente se convertiría en la capital del país. Además, fueron los ingleses quienes nombraron toda la zona como Surinam a raíz del pueblo taíno-arahuaco que se hacía llamar los surinen.

Posteriormente, los británicos hicieron un intercambio con los neerlandeses, cediendo Surinam a cambio de lo que se conocía como Nueva Ámsterdam, actual Nueva York. Por su parte, la población holandesa comenzó traer esclavos africanos a Surinam para que trabajaran en plantaciones de azúcar. En 1863, se abolió la esclavitud, ocasionando que muchos africanos emigraran a otros lugares. Para sustituir la mano de obra, los holandeses ofrecieron trabajo a una multitud de personas que llegaron de países como India, Indonesia y China.

 A partir de ese momento se formó la diversidad cultural que caracteriza a Surinam, un país cuyo idioma oficial es el neerlandés. Sin embargo, otras lenguas como el inglés, portugués, chino, francés y español también son habladas en este país.

En 1975, luego de varios años de lucha, Surinam se independizó de Holanda formando una república independiente.

¿Qué visitar en Surinam?

Tal vez, Surinam, sea uno de los países menos turísticos de la región, sin embargo, su naturaleza única y encantadora atrae a turistas de todo el mundo. Además, al ser un país con poca población, es considerado un destino ideal para personas que huyen de las multitudes y el estrés de las grandes ciudades.

Centro histórico de Paramaribo

El centro histórico de la capital surinamesa es definitivamente una parada obligada del país suramericano. Sus calles están llenas de edificios coloniales, en su gran mayoría construidos a base de madera. Tal es el caso de la famosa catedral de San Pedro y San Pablo, donde según se comenta, se siente una calidez inusual.

La Plaza de la Independencia es otro de los sitios concurridos de Paramaribo, donde también se encuentran el Palacio Presidencial y la Asamblea Nacional. Junto a la plaza se ubica el Parque de las Palmeras.

Por supuesto, entre los lugares más icónicos de esta ciudad, destacan la Sinagoga Neve Shalom y la Mezquita de Keizerstraat que se encuentran una al lado de la otra.

Vale la pena destacar que, el centro histórico de la ciudad de Paramaribo, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2002.

Cataratas Blanche Marie

Otra de las atracciones más visitadas en Surinam, son las imponentes cataratas Blanche Marie. Fueron redescubiertas en el siglo XIX y cuentan con una altura de 120 metros.

Poblado amerindio de Palumeu

En plena selva amazónica de Surinam, se encuentra el poblado Palameu, donde se puede conocer la vida y las costumbres de las comunidades indígenas de la zona. Una experiencia única para los amantes de la historia precolombina.

El carnaval Avondvierdaagse

El carnaval de Surinam, celebrado todos los años en el mes de abril, es conocido como “Avondvierdaagse” y tiene una duración de 4 días. Se celebra en Paramaribo y es considerada una celebración peculiar ya que se distancia un poco de las celebraciones típicas de los carnavales.

El propósito de este festejo es llevar a cabo una actividad física mezclada con los diferentes elementos culturales. El “Avondvierdaagse” consiste en caminar grandes distancias durante 4 días continuos.

El maratón va acompañado de bailes y trajes típicos de las diferentes culturas que hacen vida en ese país. Se suele afirmar que, es uno de los eventos más grandes de Surinam, en el que participan alrededor de 6 mil personas cada año.

Música

Debido a su diversidad étnica, la música de Surinam es una mezcla interesante entre los ritmos indígenas sudamericanos y los estilos musicales modernos de Europa y Norteamérica. El Kaseko, un género de influencia-caribeña que tiene bastante percusión e instrumentos de vientos, es una de las formas musicales surinamesas más populares.

Gastronomía de Surinam

Por supuesto, la gastronomía de este país suramericano no escapa de la diversidad cultural. Se puede decir que, la comida surinamesa es una combinación de muchas cocinas internacionales, como la india, africana, china, holandesa y amerindia entre otras.

Uno de los platos típicos más degustados es el Baka kesaba. Se trata de yuca o mandioca horneada y es un alimento básico tradicional amerindio. Básicamente es un pan de yuca plano y duro horneado en una plancha y sumergido en agua o sopa para ablandarlo.

Otra de las atracciones gastronómicas de Surinam es el Dhal, un estofado de curry a base de lentejas.

Recuerda que puedes dejar tu opinión en nuestra sección de comentarios. Además te invitamos a leer nuestro post “Belice, la herencia poco conocida de los mayas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.