Niños jugando ajedrez

Ajedrez, deporte para ejercitar la mente

Spread the love

Impactos: 74

Por lo general, cuando escuchamos la palabra deporte nuestro cerebro se imagina pelotas, gente corriendo y rendimiento físico. Sin embargo, también existen deportes que nos ayudan a ejercitar nuestra mente. Uno de los más conocidos en esta categoría, es el juego de ajedrez.

Considerado como un deporte por el Comité Olímpico Internacional, el ajedrez ayuda a entrenar y fortalecer las habilidades mentales. Se comenta, que quienes lo practican mejoran su pensamiento crítico. Esto se debe a que los jugadores, ponen a prueba su capacidad para mover una pieza a través de constantes hipótesis que deben verificar o descartar. Al mismo tiempo se fomenta la socialización y el respeto por las pautas y normas.

Se trata de un juego de estrategia, que se desarrolla sobre un tablero donde se enfrentan dos personas. Pero además, este deporte nos ayuda a tener mejor concentración, planificación y toma de decisiones entre otros tantos beneficios que repasaremos en este post.

¿En qué consiste este juego?

La dinámica del juego de ajedrez, se basa en que cada jugador tiene dieciséis piezas o figuras que debe mover estratégicamente para vencer al oponente. Por supuesto, se deben respetar las reglas del juego. El tablero, está dividido en sesenta y cuatro cuadros también conocidos como escaques y el objetivo consiste en derrocar al rey del equipo contrario.

Para alcanzar el objetivo de capturar al rey se deben seguir las reglas básicas del juego. Como ya indicamos anteriormente, el ajedrez es un juego de dos oponentes, donde a un participante se le asignan piezas blancas y al otro negras. Las 16 piezas que tiene cada jugador al empezar la partida son: un rey, una reina, dos torres, dos alfiles, dos caballos y ocho peones.

Inicio

El juego comienza de la siguiente manera: el jugador de piezas blanca hace el primer movimiento. Luego, cada oponente podrá hacer un solo movimiento en cada turno. Una vez que el rey es atacado y no tiene escapatoria, se dice que es un jaque mate y es el final del juego.

En caso de que el rey tenga posibilidades de escapar, se dice que es un jaque. Cuando la ficha representada por el rey se encuentra en jaque, existen tres formas en las que puede moverse para librarse de esa situación. La primera opción, es capturando la pieza que ha hecho el jaque. Una  segunda, es bloqueando la línea de ataque colocando una pieza entre la pieza enemiga y el rey. Y la tercera, es moviendo al rey fuera de la zona de jaque.

Es importante tener claro, que cada pieza tiene su forma de movimiento de acuerdo con las instrucciones del juego. Se puede capturar una pieza del otro jugador colocando una de las nuestras en la casilla donde está la pieza del oponente. En este caso, la pieza capturada es retirada del tablero quedando fuera del juego durante el resto de la partida.

Orígenes del ajedrez

Los orígenes de la creación de este juego, datan de tiempos milenarios y existen diversas teorías de dónde y cuándo se creó. La más conocida, refiere que el ajedrez proviene de la India, donde hace más de mil años, el ejército inventó un juego de estrategia muy similar llamado “chaturanga”. Tiempo después, el juego se hizo conocido en Persia y llegó a Europa con la conquista de los árabes a la España medieval.

Posteriormente, se expandió por todo el continente europeo llegando inclusive hasta Rusia, donde era jugado por soldados y comerciantes. A su vez, se extendió por todo el continente asiático. Se comenta, que el juego comenzó a tener constantes cambios a través del tiempo hasta llegar a su forma actual.

Otras versiones de la creación del ajedrez, sugieren que tiene mucho parecido con los juegos de tableros egipcios, babilónicos y romanos, por lo que existe la creencia de que pudiera haberse originado de esas culturas.

El ajedrez y la leyenda de los granos de Trigo

Según una leyenda muy antigua, una vez existió un rey muy bueno que perdió a su hijo en una batalla contra el reino enemigo. Tras la pérdida de su hijo, el rey entristeció y se aisló en su castillo, recreando de muchas maneras la batalla donde murió su hijo. En ninguna de las posibilidades podía salvarlo.

Un joven que conocía el dolor del rey, pidió entrevistarse con él y luego de tanto insistir el rey le concedió la entrevista. El chico le llevó al rey el juego de ajedrez y le enseñó su similitud con una batalla real. Como el rey era todo un amante de los planes de guerra comprendió rápido la dinámica del juego. Entendió la importancia de sacrificar alguna pieza para ganar el partido, comprendiendo entonces el sacrificio que su hijo había hecho para el bien del reino.

De esta manera el rey aceptó la muerte de su hijo y le preguntó al joven qué le gustaría de recompensa. Así que el joven, le pidió un grano de trigo por la primera casilla del tablero, dos por la segunda, 4 por la tercera, 8 por quinta y así sucesivamente.

Al hacer el cálculo de la cantidad de granos de trigo que debían donar, los sabios del rey se dieron cuenta que era un número exageradamente grande de imaginar en esos días. El rey entonces aprendió la lección de ser prudente y le pidió al joven se quedara en su castillo para que fuera uno de sus asesores.

Influencia del ajedrez en la guerra fría

Luego que la segunda guerra mundial llegara a su fin con el derrocamiento del nazismo, comenzó la guerra fría. Un periodo que duró casi medio siglo, donde la URSS y EEUU se enfrentaron en una batalla política e ideológica. Ambas potencias, se disputaban la hegemonía política y económica del mundo.

Por aquellos años, el ajedrez se convirtió en algo serio para los soviéticos. Según suele afirmarse, su dominio en este juego era considerado una prueba de la superioridad intelectual. A partir de 1948, los soviéticos mantuvieron el título de campeones mundiales de manera consecutiva. Sin embargo, la historia cambió cuando el conflicto de la guerra fría se extendió hasta el juego de ajedrez. Para suavizar las tensiones, las dos potencias más poderosas del momento se enfrentaron en un campeonato mundial.

Por el bloque de la URSS, figuraba Boris Spassky, un joven de Leningrado conocido como un genio precoz en ajedrez que en 1969 venció al también soviético Tigran Petrosian en el mundial de ajedrez. A su vez, el Bloque estadounidense tenía a Robert Fischer, un muchacho de Chicago que al igual que Spassky, era un genio precoz en este deporte.

El juego por el campeonato

En 1972, época de verano en Reikiavik, Islandia, se llevó a cabo el campeonato mundial de ajedrez que paralizó a casi todo el planeta. El estadounidense Fisher de 29 años compitió contra el ruso campeón Spassky de 35 años. Inicialmente, el juego contaba con una oferta de 125.000 dólares. Pero Fischer, no estaba convencido con la oferta, por lo que exigió que se duplicara o no jugaría. Fue entonces cuando el aficionado inglés, Jim Slater, ofertó otros 125.000 dólares.

Este campeonato comenzó el 11 de julio y terminó el 1 de septiembre, cuando Spassky se levantó de la mesa en la partida número 21, en el movimiento 40. Fisher logró la victoria con un resultado de 12,5 frente al 8,5 del jugador ruso. Tras quitarle la corona a los soviéticos en el ajedrez, el campeón estadounidense fue recibido como un héroe en su país. Años más tarde, exactamente en 1992, ambos jugadores se volverían a enfrentar en Belgrado. Pero para esa ocasión la guerra fría ya había terminado, la URSS se había disuelto y Fisher y Spassky ya no eran los mismos.

Beneficios de jugar ajedrez

Además de ser un deporte que sirve como pasatiempo, jugar ajedrez aporta excelentes beneficios para el cerebro y la salud mental. Algunos de sus aportes son:

Despertar la creatividad

Elevar el cociente intelectual

Potenciar la memoria

Prevenir el Alzheimer

Ejercitar ambos hemisferios cerebrales

Mejorar la concentración

Algunas curiosidades

En 1886, Wilhelm Steinitz se convirtió en el primer Campeón Mundial oficial  del juego de ajedrez.

En 1985, Garry Kasparov se convirtió en el campeón mundial de ajedrez más joven con tan sólo 22 años.

En 1989, se jugó la partida de ajedrez más larga de la historia. Los participantes fueron Iván Nikolic y Goran Arsovic, quienes realizaron 269 movimientos.

La frase “Jaque Mate” proviene de la expresión persa “Shat Mat”, que quiere decir “el rey está muerto”.

El primer programa de computadora para jugar ajedrez, fue creado por Alan Turing en 1951. Pero para entonces, ninguna computadora estaba preparada para usarlo, así que el mismo Turing hacía los cálculos y jugaba de acuerdo a ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *