Día Mundial del Sueño

Dormir, su importancia y el día del sueño

Spread the love

Para muchas personas, uno de los mayores placeres de la vida es dormir. Tan importante es el sueño en nuestras vidas, que hasta existe un día mundial para celebrarlo. ¿Y qué mejor manera de celebrarlo que haciendo honor a su nombre?

Sin embargo, la Asociación Mundial de Medicina del Sueño, que promueve la conmemoración de este día, asegura que aproximadamente un 45 por ciento de la población mundial tiene problemas para dormir.

¿Por qué y cuándo se celebra el día del sueño?

Al igual que sucede con el festejo del carnaval, la fecha del Día Mundial del Sueño varía cada año. Se celebra el viernes anterior al equinoccio que tiene lugar en el mes de marzo. Lo que quiere decir que en el 2020 el día mundial del sueño se celebra el viernes 13 de marzo, debido a que el fenómeno del equinoccio ocurre el 20 de este mes.

Para aquellos pocos, que quizás no lo saben, el equinoccio es un evento astronómico que sucede dos veces al año, el primero tiene lugar entre el 20 y 21 de marzo y el segundo entre el 21 y 23 de septiembre. El evento consiste en que el sol se ubica sobre el plano ecuatorial de la Tierra, alcanzando su punto máximo. En ese momento el día y la noche tienen la misma duración y se da inicio a la primavera y/o el otoño, dependiendo del hemisferio en el que nos ubicamos en el planeta tierra.

Retomando el asunto del sueño, la celebración de este día tiene como objetivo concienciar a la población mundial sobre la importancia del buen dormir. Además de tratar las causas y síntomas de la falta de sueño. Aunque parezca algo normal, la falta de sueño si no se trata a tiempo podría convertirse en un grave problema para la salud.

En varias ciudades del mundo, expertos en la materia realizan eventos en el Día Mundial del Sueño para dar a conocer información acerca de los trastornos del sueño. En estos eventos los profesionales hablan de la importancia de dormir cómodo y las horas necesarias. También ofrecen recomendaciones y posibles tratamientos para la falta de sueño, que afecta cada vez a un mayor número de personas.

Envejecimiento y mal dormir

Muchos son los factores que pueden alterar el envejecimiento, algunos de ellos son estrés, mala alimentación y sedentarismo. Pero además, la falta de sueño puede ocasionar que nuestras células envejezcan de manera acelerada.

Se comenta que cuando dormimos poco o de manera interrumpida se produce la pérdida de telómeros, uno de los daños más significativos que puede provocar envejecimiento prematuro. Los telómeros son las tapas protectoras que se encuentran al final de los cromosomas. A lo largo de los años el tamaño de estas tapas se va reduciendo. No dormir las horas adecuadas conlleva a una pérdida de telómeros más rápido de lo normal.

Según un estudio realizado por una Universidad de Londres, existe una relación entre la esperanza de vida y el número de horas diarias que dormimos. De igual forma, especialistas afirman que un sueño completo y reparador es sinónimo de una buena salud y una larga vida.

Otros problemas de la falta de sueño

Aparte de ponernos viejos más rápido, no dormir lo suficiente puede debilitar nuestro sistema inmunológico y afectar la calidad de los futuros episodios de sueños. Una persona que siempre se encuentre en estado de somnolencia es probable que sufra de falta de sueño.

Pero además, no dormir las horas requeridas puede generar problemas y enfermedades. Algunas de estas pueden ser agotamiento, depresión, cambios en la función hormonal, enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Otro de los inconvenientes para las personas de mal dormir, es que tienden a experimentar periodos de micro-sueños durante el día. Quienes sufren este breve periodo involuntario de pérdida de conciencia suelen quedarse dormidos por unos segundos o minutos sin darse cuenta. En ocasiones el micro-sueño puede ser perjudicial si la persona que lo padece está conduciendo o desempeña una función que requiere mucha concentración.

Vale la pena aclarar que un episodio de micro-sueño no cuenta como una siesta ni como un descanso reparador.

Dormir mal, también tiene consecuencias negativas en el cuerpo y la apariencia de las personas. Influye en el aumento de peso, ojeras y palidez entre otras cosas. Se dice además que quienes sufren de falta de sueño pueden experimentar  alucinaciones visuales y auditivas.

Las horas de sueño según la edad

Expertos en el buen dormir, aseguran que la cantidad de horas adecuadas de sueño dependen de la edad de cada persona.

Los recién nacidos de 0 a 3 meses por ejemplo, necesitan alrededor de 14 a 17 horas de sueño por día. Mientras que Los bebés de 4 a 11 meses de edad deben dormir de 12 a 15 horas diarias. Por su parte los niños de 1 o 2 años, deben dormir durante 11 a 14 horas.

Según los especialistas, a medida que el cuerpo humano se desarrolla necesita menos horas de sueño para reponerse. En este sentido, los niños entre 3 y 5 años de edad deben dormir de 10 a 13 horas por día. De 6 a 13 años de 9 a 11 horas de sueño. Los adolescentes de 14 a 17 años por su parte deben dormir de 8 a 10 horas.

En cuanto a los jóvenes de 18 a 25 años con 7 a 9 horas de sueño es más que suficiente para descansar. Lo mismo aplica para las personas entre 26 y 64 años. A partir de los 65 se debería dormir de 7 a 8 horas diarias.

Consejos y bondades de un sueño reparador

En el mundo tan acelerado y competitivo en el que nos movemos hoy en día, parece difícil tener un sueño reparador. Sin embargo los profesionales del sueño aseguran que dedicar el tiempo necesario para dormir puede influir de manera positiva en la calidad de vida de las personas.

Algunos consejos ofrecidos por expertos indican que se debe mantener un horario de sueño, incluso los fines de semana. También se recomienda hacer ejercicio físico a diario y evitar el alcohol y la cafeína.

De igual manera es importante preparar las condiciones necesarias para tener un sueño reparador, con un dormitorio donde el ruido y la luz no estén presentes. Esto debe ir acompañado de un buen colchón y almohadas cómodas.

Aunque para algunas personas resulte difícil, a la hora de acostarse se debe apagar todo dispositivo electrónico para garantizar un sueño de calidad.

Si cumples con todos estos requisitos y aun así tienes problemas para dormir, lo más recomendable es que consultes con un especialista en la materia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *