La navidad en Latinoamérica 2A

La Navidad en Latinoamérica parte 2

Spread the love

Tal como escribí en el post pasado: La Navidad en Latinoamérica, es la festividad más importante para el mundo cristiano y es celebrada en los países de América Latina.

A pesar de las distintas maneras de celebrar la Navidad, en Latinoamérica cada país cuenta con sus propias particularidades. Algunos no conciben la Navidad sin luces de colores y un árbol lleno de regalos. Otros, lo único importante es reunirse toda la familia en torno a la mesa  para compartir y cantar villancicos.

¿Cómo se vive la Navidad en Latinoamérica en estos países?

 Brasil.

Los brasileños celebran la Navidad como en muchas otras partes del mundo. En Brasil, el 25 de diciembre se convierte en un día de reflexión familiar, religiosa y con frecuencia en un exceso de comida y bebida.

La Navidad en Brasil transcurre en medio del verano, son días cálidos, soleados  y da a las festividades un ambiente tropical.

El País está compuesto por una diversidad de minorías étnicas y una fuerte influencia europea como colonia portuguesa que fue.

En las ciudades grandes de Brasil como en las pequeñas, las festividades son similares a las de Europa y América del Norte.

Abundan las decoraciones navideñas, los árboles de navidad, los belenes, las casas decoradas y el intercambio de regalo en cada barrio del País. Y por supuesto, los fuegos artificiales, que son los encargados de anunciar el inicio de la Navidad.

En cada rincón, los más pequeños esperan  la llegada de Papai Noel, quien es el encargado de traer los regalos.

Los más católicos asisten a la Missa do Galo que termina en la madrugada del día 25 de diciembre.

El día de Navidad, también asisten a misa que se ofician al atardecer, pero durante el día disfrutan de un descanso que puede ser en la playa y de la llamada Ceia de Natal. Así es la navidad en Latinoamérica en este país.

México.

En México la Navidad comienza con las famosas Posadas nueve días antes que en el resto de la región. El día 16 de diciembre, los mexicanos interpretan el peregrinaje de la Virgen María  y José en busca de una posada para alumbrar a su hijo, Jesús.

Es cuando el País se llena de alegres procesiones, profunda fe religiosa y cada familia o amigo ofrece una posada en su casa, se reúnen entre cantos, velas y las comidas tradicionales como los tamales de frijoles con chorizos. Esto sucede durante nueve noches hasta que llegue el 24 de diciembre.

La noche del 24, las familias se reúnen y cenan pavo relleno, bacalao, los Romeritos con salsa “mole” que consiste en una receta navideña con sabor agridulce.

Antes de la cena de navidad, se arrulla al niño Jesús, se le cantan villancicos, las familias hacen una petición, se abrazan y se abren los regalos.

El día de Navidad se celebra una misa y siguen los festejos hasta la Epifanía, cuando los tres Reyes Magos pasan en el silencio de la noche y dejan regalos para los niños.

México es el país de habla hispana con el mayor número de católicos.  También es parte de la navidad en Latinoamérica.

Cuba.

En Cuba, el festejo de la Navidad ha sido diferente al resto de los demás países de Latinoamérica. Esta festividad de origen religioso, debido al sistema político establecido en la isla, prohibió su celebración a partir de 1969 y se volvió a instaurar después de la visita del entonces Papa Juan Pablo II en 1998.

Poco a poco la Navidad ha retomado un espacio importante en la isla.

Llegada la Navidad, los cubanos se rodean en un ambiente festivo en la que compran todos los preparativos para la preparación de la cena que se disfrutará con la familia y entre amigos.

El principal protagonista  el 24 de diciembre es la comida tradicional cubana , donde el mayor protagonismo se lo lleva la carne de cerdo o lechón asado, acompañado con frijoles, verduras o arroz.

Como país caribeño con amplia tradición musical, no faltan los villancicos  con su toque del Caribe  y los cubanos sacan los altavoces a la calle para que todo el mundo pueda bailar y disfrutar de la rumba, la salsa o el danzón cubano.

La Navidad es una celebración con tradiciones variadas incluso dentro de una misma nación. En algunas partes de Cuba la Navidad se celebra en la calle en medio de mucha música y espectáculos de fuegos artificiales.

En otros lugares la celebración se centra en preparar comidas tradicionales y el compartir familiar con una buena bebida.

República Dominicana.

 En República Dominicana la manera de festejar la Navidad es variada, una época de colores, luces, regalos, comida y reuniones familiares.

En las iglesias de República Dominicana se prepara un altar con el Nacimiento,  pero la diferencia con otros países, es que colocan la figura del Niño Jesús en el mismo momento en que se arma el Nacimiento.

Su plato típico navideño es el cerdo asado en puya o pierna de cerdo horneada, el pavo, el pollo, acompañado de pasteles en hojas, que consisten en una especie de tamales con masa de plátanos rellena de carne y envuelta en hojas de plátano, el moro de guandules, la ensalada rusa y frutas como manzanas y uvas.

Se agrupan entre amigos y van cantando villancicos de casa en casa. Las familias se reúnen en su cena íntima para luego asistir a la Misa de Gallo.

Puerto Rico.

 Con una mezcla cultural, religiosa, gastronómica y musical, Puerto Rico se caracteriza por celebrar la Navidad  más larga, la misma comienza el día de Acción de Gracias a finales de noviembre y se extiende hasta las fiestas de la calle San Sebastián, la tercera semana de enero.

Previo a los días de Navidad, en Puerto Rico es común las Parrandas o Asaltos, los cuales consisten en visitar de manera sorpresiva a los familiares y amigos. Los grupos van de casa en casa durante las parrandas.

Estas fiestas se extienden hasta el 15 de enero con las Octavitas, comenzando el 7 de enero con la festividad religiosa que glorifica a los Reyes Magos y al Niño Jesús.

Para el 24 y 25 de diciembre, los boricuas se reúnen en familia a degustar sus platos típicos como el lechón con el arroz con gandules (legumbres), pasteles rellenos de masa de plátano o yuca, morcilla y los guineos en escabeche.

También los visita Papá Noel o San Nicolás para la entrega de los obsequios a niños y adultos.

Centroamérica.

En los países de América Central, la Navidad es similar a la de México, con algunas diferencias.

Guatemala.

Las festividades comienzan el 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, patrona de México y de las Américas.

Debido a que la mayoría de la población es de origen maya, o mestiza (maya-española), a muchos niños se les viste como indígenas y tocan con palillos un tambor hecho de caparazón de tortuga, mientras todos comen pasteles y beben atole.

El atole puede saber a chocolate o estar aromatizado con sabores de frutas.

Durante las festividades decembrinas, la Iglesia Católica tiene un lugar importante, así como los nacimientos y los relatos bíblicos.

El Salvador.

Al igual que en México, se presentan las pastorelas, traídas de Europa por los españoles durante la conquista. A pesar de que conservan el tradicional mensaje, su lenguaje ha sido modificado con el paso de los años.

Se presentan en lugares públicos, como los parques, o en las iglesias. Sus temas son el nacimiento de Jesús y la peregrinación de los pastores hacia Belén.

Como tradición algunas familias empiezan a engordar gallinas criollas y otras un pavo. También, días antes, las personas reúnen toda la basura de su casa, los cuales incluyen muebles inservibles haciendo luego grandes fogatas en los patios.

Las posadas se repiten aquí y quienes reciben brindan tamales de harina con pollo o con cerdo. Por todas partes estallan cohetes.

Para la Nochebuena sirven pavo o gallina, pupusas, que consisten en tortillas  con especias, tomate, carne de res o pollo y los católicos asisten a la misa de Gallo.

Mientras que en San José de Costa Rica, en el día de Navidad la ciudad se ilumina de manera muy especial, aparte de cohetes y fuegos artificiales.

Los parques de diversiones con toboganes, carruseles, ruedas de la fortuna abren sus puertas al público.

Para los adultos no faltan los juegos de azar como ruletas, tiros al blanco y otros.

Luego de los bailes populares y familiares que siguen a la cene de Nochebuena, se presentan corridas de toros mansos con toreros aficionados, partidos de fútbol y carreras de ciclistas.

Panamá.

Asistir a la Misa de Gallo es una tradición muy importante, al terminar la misa todos salen contentos a visitar y abrazar amigos. Los panameños celebran con una combinación de prácticas norteamericanas, españolas y propias.

 De regreso a casa les espera una suculenta mesa servida con tamales, arroz con pollo, ensalada de papas, jamón, pavo, rosca de pan, cerdo asado y dulce de frutas.

Por su posición geográfica junto al mar, comen delicias como pulpos, langostas, cangrejos, camarones gigantes y mucha variedad de pescado.

También se organizan concursos en Navidad para premiar a las mejores decoraciones en las calles y barrios.

Honduras.

Las misas durante la Navidad tienen gran importancia y son oficiadas a medianoche del 24 de diciembre para recordar el nacimiento del Niño Jesús.

Es tradición celebrar concursos de pesebres elaborados en los diferentes barrios auspiciados por las Alcaldías Municipales y enero se entregan los premios a los ganadores.

El plato principal durante estas fiestas son los tamales, la pierna de cerdo o pavo horneada, bebidas preparadas como rompopo y ponche, así como saborear las peras, uvas, manzanas y la deliciosa torreja.

Hasta aquí este post en homenaje a La navidad en Latinoamérica. Un homenaje a nosotros mismos.

Una respuesta a “La Navidad en Latinoamérica parte 2”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.