Nelson Mandela

La memorable figura de Nelson Mandela

Spread the love

Nelson Mandela, indudablemente una icónica figura y un gran ejemplo de paz, perdón, reconciliación y bien colectivo. Su grandeza, honestidad e integridad son un legado para Sudáfrica y el mundo entero. Fue un abogado, activista y guerrillero sudafricano que luchó por la libertad de las mujeres y hombres de su país y se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica.

Antes de ser presidente lideró movimientos contra el Apartheid y tuvo que soportar 27 años de cárcel, en una Sudáfrica donde los negros, es decir, los originarios, eran excluidos. Luego de quedar en libertad y llegar a la presidencia de su país, Madiba, como también se le conoce, puso fin a un régimen racista. Pero además, como muestra de su gran humanismo, Nelson Mandela, perdonó a sus opresores y reconstruyó un país quebrantado sin necesidad de usar la violencia.

Hoy 18 de julio, se celebra el Día Internacional de Nelson Mandela, precisamente para reconocer sus aportes en cuanto a cultura de la paz y a la libertad se refiere. Esta fecha dedicada a Mandela, se celebra desde al año 2010 y fue decretada por la ONU para demostrar que cada persona puede ser el detonante un gran cambio dentro de sus comunidades, con pequeñas acciones.

 

 

Orígenes de Nelson Mandela

Nació el 18 de julio de 1918 en Mvezo, Sudáfrica y fue bautizado como Rolihlahla Mandela. Era hijo del jefe de una tribu y según suele afirmarse, su nombre significaba revoltoso. Sin embargo, cuando entró a la escuela metodista fue rebautizado como Nelson ya que los maestros no sabían pronunciar su nombre originario.

Como casi todo los niños africanos de su época, el pequeño Mandela se crio en zonas rurales y tuvo una infancia que transcurrió entre juegos y las tradiciones de su pueblo. Al crecer y convertirse en un reconocido líder, sus compañeros de lucha comenzaron a llamarlo Madiba, ya que ese era el nombre de su clan.

Desde muy joven, Mandela se dio cuenta de las injusticias y abusos de los derechos humanos a causa de la segregación racial. Vivir esta experiencia tan amarga, lo llevó a estudiar abogacía en la Universidad Fort Hara y a vincularse luego a la vida política. Formó parte del Congreso Nacional Africano y posteriormente fundó la liga juvenil de dicho congreso.

En su lucha contra las leyes injustas, comandó una campaña masiva que llamaba a la desobediencia civil. Estas actividades, se intensificaron luego de la masacre de manifestantes negros pacíficos en Sharpeville en 1960.

Mandela contra el Apartheid

Durante muchos años, Madiba, luchó incansablemente contra el Apartheid, que era un conjunto de normas discriminatorias contra negros e indios sudafricanos. Durante más de 50 años, el apartheid solo benefició y privilegió a la minoría de población blanca.

El Apartheid prohibía los matrimonios interraciales, obligaba a los negros a llevar un documento de identidad con su nombre, dirección y huellas dactilares. Además, separaba a los grupos raciales en zonas geográficas, colegios, hospitales y transporte público distintos.

Finalmente, en 1994, el Congreso Nacional Africano ganó con gran mayoría los primeros comicios multirraciales y libres sudafricanos. Mandela se convirtió en el primer presidente electo democráticamente y acabó con el Apartheid.

27 años de cárcel

Por estar involucrado en conflictos armados y participar en atentados contra militares y políticos favorables al Apartheid, Mandela fue llevado a prisión. Fue acusado por un juez de alta traición y  condenado a cadena perpetua.

Estando en la cárcel, mantuvo su lucha y organizó un movimiento de desobediencia civil que forzó a las autoridades a mejorar las condiciones de los reclusos en la prisión de Isla Robben.

En total fueron 27 de años de cárcel, entre 1962 y 1990.  Gracias a las negociaciones entre el Congreso Nacional Africano, el Gobierno y la presión internacional contra el Apartheid se logró su liberación.

En 1993, a 3 años de su liberación, Madiba, recibió el Premio Nobel de la Paz, precisamente por su lucha en favor de los derechos humanos.

 

Goboo Nav 728X90

 

El legado de Nelson Mandela

A pesar de ser víctima durante años de un régimen racista, Mandela estaba convencido que era posible lograr una Sudáfrica multirracial. Por lo tanto, en su mandato, siempre respetó la diversidad de culturas, religiones, etnias, idiomas y razas.

En diciembre del 2013, a los 95 años de edad en Johannesburgo, Sudáfrica, falleció el grande Nelson Mandela. Como era de esperarse, al funeral asistieron más de 100 líderes y jefes de Estado de todo el mundo.

Su legado de paz y perdón, se mantiene vigente como ejemplo que un mundo mejor es posible y depende de cada uno de nosotros. Una de sus frases más célebres fue: “Los valientes no temen al perdón, si esto ayuda a fomentar la paz”.

También te invitamos a leer nuestro post “Recordando a García Márquez y a Galeano”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *