Adalberto Álvarez

Adalberto Álvarez: el caballero del son

Spread the love

Cuba –innegablemente- ha sido cuna de importantes artistas que se han destacado en la historia y han conquistado al mundo con su talento creativo. Uno de los más destacados artistas cubanos es Adalberto Álvarez, también conocido como el caballero del son. Sin duda, uno de los mejores soneros de Cuba y el mundo.

Pianista, compositor, arreglista, director de orquesta y poseedor de un inconfundible estilo armónico y melódico por excelencia.

Sus arreglos y composiciones, lo ubican entre los directores de orquestas más exitosos de todos los tiempos. Además, gracias a sus innovadoras creaciones musicales, Adalberto Álvarez se convirtió en uno de los artistas más versionados de la historia.

Grandes maestros, cantantes y compositores como Oscar D’ León, Papo Lucca, Andy Montañés, Roberto Roena, Willy Rosario, Juan Luis Guerra y Gilberto Santa Rosa entre muchos otros han interpretado temas de Adalberto.

Infancia de Adalberto Álvarez

El 22 de noviembre de 1948, nació Adalberto Cecilio Álvarez Zayas. Su familia, fiel creyente de vírgenes y santos, decidió colocarle Cecilio como segundo nombre en honor a Santa Cecilia. Casualmente, Adalberto nació el mismo día que se celebra a Santa Cecilia, quien además es patrona de los músicos.

Aunque nació en La Habana, capital de Cuba, por una casualidad, Camagüey, fue la ciudad donde creció, por lo tanto, se considera su ciudad natal. De hecho, es hijo ilustre de esa ciudad.

En 1966, comenzó a estudiar en la Escuela Nacional de Arte (ENA), donde aprendió a tocar el fagot y despertó su pasión por la música clásica. Sin embargo, su amor por el son cubano siempre le corrió por la sangre. Por aquel entonces en la ENA sólo se tocaba música clásica. Tiempo después, propuso a sus maestros tocar son con instrumentos de música clásica. Para esto, Adalberto y sus compañeros organizaron un concierto, donde se esmeraron con los arreglos y terminaron convenciendo a los profesores que era posible interpretar son con violín, fagot y piano.

Entre 1973 y 1978 fue profesor de Literatura Musical en la Escuela Provincial de Arte de Camagüey. Posteriormente se fue a la ciudad de Santiago de Cuba, donde fundó la orquesta Son 14.

Vale la pena destacar que, “Con un besito mi amor”, fue una de las primeras composiciones de Adalberto que se hizo conocida gracias al famoso conjunto Rumbavana.

Etapa Son 14

A finales de los 70, el reconocido maestro Rodulfo Vaillant, gran admirador de la música de Adalberto Álvarez, se contactó con el músico para hacerle una propuesta. El 11 de noviembre de 1978, Adalberto fundó en Santiago de Cuba la orquesta Son 14.

Adalberto Álvarez y Son 14

Según cuenta el mismo compositor, él y otros 4 músicos llegaron a Santiago entre penas y glorias, es decir, con ciertas dificultades. Ya ubicados en Santiago, fue complicado conseguir una casa donde pudieran vivir los 5 músicos. Sin embargo, después de una larga búsqueda, lograron conseguir alojamiento en una casa del renombrado barrio de Vista Alegre.

Vale la pena mencionar que, Adalberto, siempre consideró a Santiago de Cuba como el termómetro musical de la isla. “O le gustas o no le gustas, o te quiere o no te quiere”.

Con mucho esfuerzo y sacrificio nació la Orquesta Son 14, que rápidamente se volvió todo un éxito en Santiago y posteriormente en toda Cuba. Se suele afirmar que, con esta agrupación, Adalberto mostró un concepto musical novedoso, sin renunciar a las raíces del son tradicional. En otras palabras, renovó el son a través de textos, orquestaciones y armonías contemporáneas. Mientras Adalberto dirigía la orquesta, el destacado cantante Tiburón Morales era la voz principal.

“A Bayamo en coche”, “Lluvia”, “Calle Enramada”, “El son de la madrugada” y “Tal vez vuelvas a llamarme” entre muchos otros, son algunos de los éxitos de Son 14.

Encuentro entre Dimensión Latina y Son 14

En 1979, la reconocida orquesta venezolana Dimensión Latina, se presentó en la ciudad de Santiago de Cuba, alternando con la agrupación Son 14. En palabras del mismo compositor cubano, ese concierto fue un “momento de suerte”. Luego de aquel encuentro, el reconocido empresario Orlando Montiel, decidió repetir el concierto en el Poliedro de Caracas. A partir de ese momento, Son 14 que ya era conocido en toda Cuba, conquistó el mercado internacional.

Adalberto Álvarez y su Son

Luego de la amplia popularidad que Adalberto alcanzó con Son 14, en 1984 decidió formar su propia orquesta de nombre Adalberto Álvarez y su son.

En su visita a la habana, el destacado sonero venezolano Oscar D’ León –según comenta Adalberto- fue uno de los personajes que lo alentó a dirigir su propia orquesta. Oscar, le sugirió al músico cubano el nombre El son de Adalberto, pero como así se llamaba una canción escrita por el propio Adalberto, el nombre quedó descartado. “Bueno pero entonces ponle Adalberto y su son” le propuso el cantante venezolano a Adalberto y así nació el nombre.

¿Y qué tú quieres que te den?

Una de las canciones más queridas por los cubanos es “¿Y qué tú quieres que te den?”, tema obligado en todos los conciertos de Adalberto Álvarez. En esta canción, Adalberto, practicante de la religión Yoruba, rinde honores a algunas deidades de esta religión que forma parte de la cultura cubana.

Otras de sus canciones famosas es “Para bailar casino”, que indudablemente es la pieza idónea para bailar una rueda de casino (estilo de baile cubano).

“Lograr mover a las personas, ese es el reto más grande que tiene un compositor que hace música para que la gente baile” Aseguró el caballero del son en una entrevista.

Fallecimiento y legado

El 01 de septiembre de 2021, se conoció la lamentable noticia del fallecimiento el destacado músico y compositor, leyenda de la música popular cubana. A sus 72 años, Adalberto Álvarez, se despidió de este plano tras ser víctima del Covid-19. Su excelente trabajo musical, convertido en legado desde hace mucho tiempo, se mantiene vigente en sus canciones, la gran mayoría de ellas interpretadas por grandes artistas cubanos y extranjeros.

También te invitamos a leer nuestro post “Larry Harlow: El Judío Maravilloso“.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.