Belmopan, Belice

Belice: la herencia poco conocida de los mayas

Spread the love

Belice es considerado uno de los mejores destinos del Caribe para practicar el buceo. No es para menos, teniendo en cuenta que, comparte con sus países vecinos el segundo arrecife de coral más grande del mundo. Limita al norte con México y al sur con Guatemala.

Otra característica de este país caribeño, es que es el único de Centroamérica donde se reconoce el inglés como idioma oficial. Por supuesto, las playas de arenas blancas y aguas cristalinas resaltan por todas las costas beliceñas. Pero además, este país destaca por los tesoros dejados por la cultura maya.

Vale la pena destacar que, aproximadamente unos 900 sitios pertenecieron a los mayas. Tal es el caso del edificio más alto de Belice, un templo maya llamado El Caana, desde donde se puede apreciar la imponente selva tropical de este país.

Orígenes de Belice

El territorio que hoy se conoce como Belice, formó parte de la región cultural precolombina de Mesoamérica, que comprendió México y gran parte de Centroamérica. Una de los pueblos mesoamericanos más conocidos de la región, fueron los mayas, quienes ocuparon México, Belice, Guatemala y parte de El Salvador y Honduras.

En Belice, los mayas crearon una gran civilización que en un principio se dedicaba a la caza. Posteriormente, adoptaron la agricultura como forma de vida y luego se fueron organizando en reinos mayas, que inventaron la escritura la astronomía y las matemáticas.

En el año 1507, los españoles descubrieron Belice. Sin embargo, sería a partir de la década de 1540 cuando intentaran ocupar el territorio, enfrentándose a una feroz resistencia por parte de los mayas. Finalmente en 1546, los españoles conquistaron Belice y la integraron a la Capitanía General de Guatemala.

Al carecer de recursos como el oro y la plata, los colonos perdieron interés en el territorio beliceño. A partir del siglo XVII, madereros británicos comenzaron a asentarse en la costa de este territorio en busca de madera valiosa. Un siglo después, los británicos comenzaron a exportar caoba, hecho que molestó a los españoles, quienes fracasaron en su intento de recuperar Belice.

En 1862, Gran Bretaña asumió formalmente la responsabilidad de Belice, llamándola la Honduras británica. Esclavos africanos fueron llevados a este país para trabajar principalmente en la caoba y en plantaciones azucareras. El 21 de septiembre de 1981 Belice se convirtió en un país independiente.

Tras alcanzar su independencia, la población beliceña –en su gran mayoría afrodescendiente- creció rápidamente y el turismo se convirtió en una importante fuente de ingresos para el país.

Turismo en Belice

Tanto su belleza tropical, como sus islas de coral y sus estructuras mayas destacan entre los mejores lugares para visitar en Belice.

Barrera de coral

El principal destino turístico de Belice es sin lugar a dudas La Barrera de Coral. Se trata de una sección de 300 kilómetros de largo del Sistema de Arrecife Barrera Mesoamericano. Como ya habíamos mencionado, es el segundo sistema de arrecifes de coral más grande del mundo después de la Gran Barrera de Coral en Australia.

Barrera de coral de Belice

Entre las atracciones de este destino, se incluye el famoso Gran agujero azul, el lugar de buceo más popular de Belice. Sus impresionantes vistas de las formaciones de piedra caliza que moldean sus paredes encantan a los visitantes. Pero el mayor atractivo es el perfecto círculo de aguas azules profundas.

Caracol

En lo alto de la Meseta de la Vaca, se encuentra Caracol, el sitio maya más grande de Belice. Sin dudas, otra de las mayores atracciones turísticas de este país. Según suele afirmarse, los mayas construyeron esta ciudad entre el 484 y 889 después de Cristo.

Caracol, Belice

El sitio cuenta como más de 40 monumentos, de los cuales resalta la pirámide El Caana con 43 metros, la estructura más alta en todo Belice.

Santuario de la Vida Salvaje Cockscomb Basin

También conocido como Jaguar Reserve o la Reserva del Jaguar, es considerado uno de los destinos más grandes y protegidos del país centroamericano. Se dice que aproximadamente 60 de los 700 jaguares de Belice viven en este santuario. Sin embargo, las posibilidades de ver uno son muy escasas. Aun así, el lugar es ideal para ver de plantas, aves y otros animales salvajes.

Placencia

Para los amantes de las playas de arenas blancas, Placencia es un destino más popular de las costas beliceñas. La Península, comprende los tres pueblos de Maya Beach, Seine Bight y Placencia Village. En esta última se encuentra la ruta peatonal “The Sidewalk”, muy concurrida por sus tiendas,  bares y restaurantes.

También se puede visitar la Laguna de Placencia, donde los turistas aprovechan para practicar kayak o canoa a lo largo de los humedales. Además, en la laguna se pueden apreciar animales silvestres como manatíes, delfines, cocodrilos y aves

Te invitamos a leer nuestro post “Turismo en tiempos de pandemia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.